miércoles, 13 de junio de 2018

Enigmas VII. (Una lápida sin resolver).-

Sepan vuesas mercedes que no somos los únicos hispalenses que aunque nacidos antaño permanecemos en estos días divagando por la ciudad; de vez en cuando trabamos amistad con gentes de la más variopinta procedencia y época, tal como nos ocurrió con cierto "plumilla" del siglo XIX, diestro en gacetas, hebdomadarios y crónicas, redactor a tiempo parcial nos dijo del Diario el Porvenir y del Noticiero Sevillano, y ducho en primicias a poder ser de lo más truculento pero ansiadas, vive Dios, por los leedores.

Acodados en mostrador de taberna (como no podía ser de otro modo) platicábamos con él en cierta ocasión cómo aún en la antigua Iglesia de los Trinitarios, actual Basílica Menor dedicada a María Auxiliadora, consérvase humilde monumento funerario con genuino texto dedicado a tierno infante que pereció de manera funesta. Para los curiosos, hállase al final de la nave la Epístola (la diestra, para entendernos), casi en la cabecera.


Apurando su frasca de vino, el gacetillero, bombín, bigote poblado, dedos manchados de tinta y gabán algo raído, nos contó que todo ocurrió el 1 de agosto de 1868, cuando en plena Plaza de la Infanta Isabel (hoy, Nueva) fue secuestrado el hijo, a la sazón de sólo cuatro años de edad, del señor Antonio Sánchez Torres, antiguo propietario de la llamada Fonda de Madrid, situada en la calle del Naranjo (agora de Méndez Núñez). El "reporter" relatónos como una cuadrilla de facinerosos, encabezada por un tal apodado "Trepa-Burras" (mejor no indagar sobre el particular) pretendía con tal rapto lograr jugoso rescate, y que a la postre hubo trágico desenlace, no sabiéndose bien si por negarse el padre a abonar susodicho rescate o porque los delicuentes hicieron gala de tremenda maldad. 


Imaginen vuesas mercedes el dolor de padres y familiares, la indignación popular y la imperiosa necesidad de las autoridades por prender a tamaña caterva de pérfidos desalmados. Pues hete aquí que por vericuetos casi casuales, los alguaciles, contábanos el periodista, lograron prender a un individuo que respondía al alias de "El Rubio" que no era otro sino el que hacía llegar anónimas y perversas misivas al padre de la criatura en las que reclamaban pronto desembolso de caudales bajo sanguinarias amenazas de muerte para el raptado.

Interrogado, "El Rubio" delató sin demora a su cómplice, un malnacido apodado "Trepa-Burras" para a continuación indicar dónde se hallaba el pequeño; cruel tardanza, el caso es que el cadáver del infortunado niño apareció el viernes 7 de agosto de aquel 1868 bajo la bóveda que cubría el arroyo Tagarete, en el punto comprendido entre las huertas de "El Tello" y "La Borbolla", no lejos de la  Estación de Cádiz. 

Pasados los meses fue la Plaza de Armas testigo del ajusticiamiento del autor material de tan execrable acto, mientras que su compañero de andanzas fue obligado a presenciar la ejecución tras la cual fue enviado a cumplir cadena perpetua dictada por la Real Audiencia. 

Dábase así por cerrado el llamado "Crimen del Correo" o "Crimen de la Plaza Nueva" que tanta expectación como congoja despertó en la población y del que ahora queda sencillo mausoleo con los restos de la inocente víctima.  


Apuró el vaso en sorbo rápido nuestro contertulio, soltó un par de monedas que tintinearon sobre el mármol del mostrador y con un "quede usted con Dios" abandonó la tasca, dejándonos sumidos en tristes meditaciones...

Glosario:

- Hebdomadario: Semanario.

Post Scriptum: Para quienes deseen mayores detalles sobre antedicho secuestro e infanticidio, Maese Álvarez-Benavides los relata en sus "Curiosidades Sevillanas", publicadas entre 1898 y 1899 y reeditadas con prólogo del inolvidable Alberto Ribelot allá por MMV.

jueves, 7 de junio de 2018

De buena fuente.-



Aunque ahora claman sobre manera voces que solicitan más, hemos de decir que en nuestra época, ya lo contamos en oportuno pliego,  abundaban fuentes y surtidores en aquella urbe hispalense. Servían, que duda cabe, para cubrir necesidades elementales de no pocos sevillanos que carecían del suministro de los mal llamados Caños de Carmona (pues ni son caños, sino romano acueducto, ni provienen de tan bella ciudad, sino de Alcalá de los Panaderos o de Guadaira) y que en caso contrario debían recurrir a pozos de agua salobre que finalmente se volvía inmunda, con el consabido perjuicio.

No hace muchas mañanas, dando agradable paseo con magníficas temperaturas junto a nuestro joven aprendiz, descubrimos singular monumento. Acercándonos al mismo, descubrimos inscripción en él que nos aclaró su fecha: 


Intuímos que tal reseña alude a la Exposición Iberoamericana de 1929, aunque más tarde descubrimos en docta publicación que la fuente no había sido sino exigua farola en principio, y que fue erigida en otros lares de la ciudad, próximos a campo de juego verdiblanco, hasta que en 1972 pasó a ocupar su actual emplazamiento, convertida en surtidor, en la Avenida que llaman de Málaga.


Mas si agradablemente sorprendidos quedamos por la bella factura (debida a José Lafita Díaz) de tan airoso ingenio hidráulico, conmovidos hasta extremos inenarrables quedamos igualmente al contemplar otra fuente de minucioso diseño, meritorio dibujo y complicado herraje, esta vez, recientemente ubicada frente a antigua estación de ferrocarril, no lejos de la primera.

Altamente emocionados, hasta con lágrimas en los ojos, admiramos tan tremendo artilugio que sin duda pasará a los anales de la historia por su inconmensurable hermosura y por elevar hechura a cotas inimaginables; juzguen, juzguen vuesas mercedes y convendrán con nosotros, vive Dios, que espanta tamaña grandeza (como dijo aquel):



martes, 29 de mayo de 2018

Querellas de Corpus.-



Aconteció una fresca mañana de Corpus de 1578 (el año disculparan no lo tenga seguro), no bien la procesión de la Santa Iglesia Catedral transcurría por la Collación del Salvador. Aprestados en una esquina de la calle de Talabarteros (esa que agora vuesas mercedes llaman de Álvarez Quintero por utreranos escritores de comedias) nos disponíamos a contemplar el cortejo, con su algarabía de Tarasca, Danzas, Cantos y Músicas, con sus carros decorados a cuál más cuidado por sus respectivos Gremios, cada cual con su pendón, con sus Cofradías y sus coloridos estandartes, con sus andas portando santos y reliquias, cuando surgió la pendencia. 

Un galán, boquirrubio y , con voz aguda y lleno de cintas y encajes, requirió de malas maneras a cierto caballero que apartara su presencia de él, pues afirmaba no poder ver el discurrir de la procesión, a lo que el caballero, apretando ya mano sobre empuñadura de su toledana, sugirió que buscase otro lugar, pues él llevaba cogiendo sitio desde antes que los mozos del Cabildo esparcieran el romero por las calles y que ni en sueños pensaba en moverse. 

El pisaverde, que se hacía acompañar de cierta damisela emperifollada "ad nauseam" para la festividad, no parecía dar su brazo a torcer y de nuevo reclamó, esta vez con peores modos y espantosa urbanidad que el caballero abandonase su sitio, increpándolo de viva voz. Y lo que es peor, criticó con acritud, para regocijo de algunos, los malos los olores que desprendía y que, quien sabe, a buen seguro tuviera sangre judía, lo que explicaría el tamaño de su nariz. 

Herido en su honor, antiguo Alférez en Indias, atezado en la espada y sanguíneo de carácter como era, con rutinario movimiento el caballero pensó que hasta aquí se había llegado, sacó a relucir raudo el acero y certero atravesó con él el pecho del petimetre, bisoño en esgrima sin duda, que puede decirse feneció en lo que se tarda en decir "Amén" mientras en ese instante pasaba, creemos recordar, el Niño Jesús de la Cofradía del Sagrario. 

Gritos, carreras, algún que otro vaído y sorpresa general, el caballero marchó con pasos apresurados hacia la Plaza del Pan sorteando la multitud y nunca más se supo de él por más que alguaciles y corchetes intentasen prenderlo. Los canónigos, capellanes y racioneros, apesadumbrados por tan inoportuno incidente, apenas dieron los santos óleos al moribundo, acordaron proseguir con la procesión y aplicar la Misa Solemne de Pontifical en sufragio del alma del desdichado galán.



Con el paso del tiempo, acordóse instalar Cruz, de hermosa factura en jaspe, que recordase tan desdichado suceso, Cruz que a la postre llamóse de los Polaineros por ser este el Gremio que cuidase de ella con solícito empeño. Y cuéntase, que allá por 1840 fue retirada de allí y situada en el Patio de los Naranjos del Salvador, dónde aún permanece. 


miércoles, 9 de mayo de 2018

Mañara.-



Pensarán vuesas mercedes que tras tanto tiempo ausente por estos lares quizá andaría remando en galeras del Rey o quizá sepultado en lóbrega cripta parroquial; nada más lejos, sino que negocios familiares nos tienen afortunadamente ocupados en demasía como para perpetrar texto alguno en este ventanal de letras. 

Pero quizá sea ésta fecha indicada para retomar andanzas aprovechando que tal día como hoy entregaba su alma a Dios, en olor de Santidad, el honorable caballero de Calatrava Don Miguel de Mañara, preclaro refugio de los pobres en su celebérrimo Hospital de la Santa Caridad y que aún anda aguardando ser beatificado sin que se sepa a ciencia cierta por qué no ha sido elevado a los altares como merece. 

La leyenda, mala en su caso, quizá le haya seguido como funesta compañera de viaje, más es cierto que gran parte de su vida terrena la pasó haciendo el bien y recabando donativos (dando "sablazos" como agora se dice) para culminar su gran obra. 

 Baste, como prueba, un botón:

Cuentan de él que en cierta ocasión, habiendo recibido generoso donativo (500 reales, nada menos) de un alma caritativa en grado sumo, hallóse en la tesitura de no saber a quién entregarlo; decidido a cumplir su cometido, decidió ponerse en manos de la Divina Providencia y montando en su cabalgadura dejó a ésta a rienda suelta, de modo que se encaminara a donde más le agradase. Y hete aquí que el jamelgo, sin dudarlo, terminó su periplo deteniéndose junto a la muralla, cerca de la Puerta de la Macarena, justo en un concreto lugar, pues de allí no consintió en moverse el animal, donde halló Don Miguel mísera casucha en que malvivía una familia huera de dineros con sus progenitores enfermos y numerosa prole sin apenas ropa con la que vestir y pobreza en grado sumo. Sobra decir que recibieron la limosna con incrédulo agradecimiento y que Mañara marchó por el barrio de la Feria satisfecho por, una vez más, haber cumplido con creces con su caritativo cometido...


jueves, 9 de junio de 2016

Paso a dos


 Nos contaron aquesta historia una noche entre jarros de mosto, aceitunas, queso y chicharrones, que para eso no andábamos alejados de la Plaza de la Feria, famosa por sus manjares y valentones: 

 "Se cuenta que, en tiempos del buen rey Felipe el Cuarto, unos enamorados, de buena cuna y aristocráticas familias, hartos de soportar la negativa de sus progenitores, fugáronse una noche, contrayendo matrimonio con la complicidad y aquiescencia del párrroco de Omnium Sanctorum y su sacristán. 



Conchabados todos, con dos testigos aprestados para la ocasión, contrajeron nupcias, sin que el secreto fuera levantado. Prometiánselas muy felices, e incluso celebraron banquete con más íntimos deudos, donde no faltaron ni las risas ni los bailes, amén de razonables cantidades de apetitosas viandas y deliciosos vinos del Condado y el Aljarafe. 

Mas cuentan también que, encolerizadas ambas familias por tamaño desafío, una vez conocido el suceso, los apresaron y obligaron a renunciar a tan cabal matrimonio, ingresando el marido en un monasterio cartujo y ella en convento de clausura, no lejos de San Marcos. Quedó con ello tapado el escándalo y el honor en salvaguarda de tan nobiliarias casas.


 Pueden imaginarse vuesas mercedes cómo el dolor por la separación y la angustia por no saber el uno del otro causaron tan profunda tristeza que en lo sucesivo renunciaron a toda visita o contacto con sus semejantes, al heremítico modo."



Llega hasta aquí la narración, amable lector de estos pliegos. Apócrifa o no, se dice que, fallecidos al cabo de los años, todavía en aquestos tiempos que corren, pueden verse sus osamentas por la calle de la Feria, bailando como si fuera la primera danza de su convite nupcial, ora una zarabanda, ora una chacona y que quienes así los han contemplado incluso han escuchado melodías alegres que acompañan los pasos y giros de los frustados esposos...