viernes, 15 de abril de 2011

Cera




Pergeño aquestas torpes palabras. Mis sentidos andan nublados, extraña contradicción, por un sol blando y perezoso. La Ciudad parece haberse adentrado en también extraña contradicción.


Quienes me aprecian me han contado y narrado las maravillas de aquesta vigésimo primera centuria, de la milagrosa y casi mágica electricidad que arriba a los hogares por finos hilos y alumbra y proporciona energía a curiosos engranajes y aparatos que muévense a su albur y mejoran no poco la humana existencia: lavan ropajes, calientan viandas, enfrían y hasta hacen de hielo pescados y carne o hacen funcionar extraños mecanismos de los que salen melodías y voces humanas que ignoro de dónde proceden mas me maravillan en grado sumo.



Sin embargo, en estas jornadas previas al Tríduo Sacro, observo cómo, pese tanto adelanto los hispalenses parecen retornar a mis fechas, y aunque desconocen las virtudes de los candiles y bujías de aceite, empero, se han lanzado sin freno a adquirir cera de a dos, de a cuatro y hasta de a ocho libras, con el indudable fin de suministrar lucimiento a las calendas que se avecinan.



Perviven obradores en los que la cera de los panales se convierte en cirios, codales, hachas, hachones, lamparillas, mariposas, velas, y demás, y con colorido vario y aspecto novedoso para nos como es en forma de flores de cera que quedan ornando las andas de la Santísima Virgen bajo palio.



Y no faltan candeleros, blandones, candelabros, lámparas, faroles, guardabrisas o fanales en los que campee triunfadora la cera como venida de mi época a dar prestancia y luminosidad a cultos, procesiones y esperas.


Item más, hay profusión della en templos, capillas, iglesias y colegiales, en balcones y fachadas, aunque no sean palacios ni mansiones nobiliarias.


Ya lo dijo nuestro Criador: “Fiat Lux”. Y en aquesta tierra tómanselo al pie de la letra. Doy fe dello.

1 comentario:

egp dijo...

Magnífico relato de la celebración intemporal de la Fiesta, esencia y núcleo de nuestra Fe, que nos apresuramos a vivir.