sábado, 4 de febrero de 2012

En frío.-

En febrero, siete capas y un sombrero.


Que amenaza gran helada,
avísannos con denuedo,
Que bajarán los mercurios
hasta niveles extremos,
que abriguémonos en demasía
para que ateridos no estemos,
que procuremos cobijo
cuándo preséntense vientos.


Habrá que prepararse, pues,
y disponerse al evento
siendo que prevenir habrá
coleto, hopalanda y chambergo,
jubón, calzas y albornoz
borceguíes y sombrero,
y aprestarnos a sufrir
embates de aqueste invierno
que a dentelladas acude,
como siempre, traicionero,
a maltratar nuestros ánimos
y zaherir nuestros cuerpos;

Que no faltará quien afirme
en duros tiempos aquestos
(en los que el frío atenaza
los ánimos más dispuestos
y el termómetro amenaza
aunque se tengan arrestos),
que aquestas temperaturas
muy bajas son, en efeto,
mas auguran grandes cosas
cuando agonice febrero,
y siempre habrá quien recuerde,
con seso sagaz y vivo,
con gesto y con mucho empeño,
calores cuando verano
o tórrido mes agosteño,
quien rememore sudores
y malas noches sin sueño.

Mas gélidas noches son
para sentarse al brasero,
para disfrutar de un libro,
deleitarse en vino bueno,
para rezar el rosario,
con devoto sentimiento.
Y sin parecer grosero
para que cada cual faga
lo que quieran sus deseos.

De modo y manera que
aquestos fríos tremendos
sean por siempre bienvenidos
que cuando calores ciertos
nos martiricen, empero,
recordemos con nostalgia
este frío de febrero.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

A fé mía, D. Alonso, que es verdad, lo que aquí dice, la noche pasada, yo, hechar el cambergo tuve, sobre mi lecho nocturno, pues la manta que abrigábame, insuficiente me era.
(Esta noche hago una candelá. Ja, ja, ja, ja.......)

Juan Antº de la Alameda.

Alonso de Escalona dijo...

Cuide voacé su candela, micer Juan Antº, no sea que de fuego pase a hoguera, de hoguera a llamas, y de llamas a incendio. Abríguese cumplidamente y soprte estoicamente estos días, no queda otra. Un abrazo.

QUINI dijo...

Don Alonso, con estos frios, mejor que se quede en casita preparando próximos pliegos.
Como siempre un fuerte abrazo

Alonso de Escalona dijo...

No quepa duda a vuesa merced que haremos esfuerzo sobrehumano por permanecer en propio domicilio, mas no es esa nuestra natural predisposición. Un abrazo.