miércoles, 20 de junio de 2012

Palmar.-

Acaeció reinando el Segundo de los Felipes, Dios téngalo en su Gloria. Tiempos de herejía y heterodoxia, abundaban ideas protestantes por doquier en Europa y nuestra amada ciudad no fue exenta dello.
Predicaba en una ocasión cierto franciscano en la parroquial de San Juan Bautista (cabe la Heria, o Feria) y durante su homilía, amén de ensalzar la preclara memoria de la Siempre Virgen María, exhortó a feligreses sobre trato con individuos que profesaban nuevas y erróneas creencias y doctrinas ciertamente alejadas de los precetos de la Santa Madre e Iglesia, animando a denunciar al Santo Oficio a criptoluteranos, seguidores de Molinos o discípulos de Calvino, persuadiendo a todos que “paredes han oídos y ojos, y mucho madruga el Santo Tribunal de la Fe”.

Acabados sermón y misa, anochecida la jornada, un sujeto poco o nada católico (prosélito del error) y que había escuchado la prédica entre divertido y distraído, aprovechando oscuridades nocturnas, decidió comprobar “motu propio” si todo aquello era veraz.

Rodeada de tumbas y sepulcros, en el centro de plaza parroquial, alzábase esbelta palmera presidiendo camposanto, y a ella, tras franquear tapias del cementerio, dirigióse tal sujeto con malas intenciones, afirmándole en voz queda como si persona fuera: “Palma, la Madre de Dios no quedó virgen después del parto”, y abandonando el recinto con sumo sigilo, convencido de que ningún hijo de vecino escuchara su blasfemia reformista, encaminóse a su morada con absoluto sosiego.


Mas poco podría adivinar tal impío sujeto que no bien amanecido sería preso (y ajusticiado tras tormento) por Inquisición tras ser denunciado por anciano de luenga barba y escuálido aspecto, como tampoco podría colegir que tal anciano, cuando fue requerido por antedicho Tribunal, dijeron sus nietos había fallecido años atrás y dando todos por milagroso el suceso, de todo lo cual la parroquia y la plaza diéronse en llamar como desde entonces es conoscida:



Viene aquesta hermosa leyenda a colación por triste desaparición, no hace escasas fechas, de palmera que ornaban la antedicha plazuela, la cual ha quedado huérfana dellas sin que sepamos, a ciencia cierta, si ha sido víctima de cierta epidemia que afecta a otras de su misma especie, pese a que se ha tomado remedio mediante extrañas pócimas administradas a su tronco.


Ignoramos si nuestros regidores (ocupados en graves negocios y sesudos discursos) están dispuestos a reponerla o si finalmente aquel malhadado sujeto ha logrado cobrarse venganza destruyendo la causa de su mal. Sin dudarlo, hacemos votos fervientes por lo primeramente expuesto, pues digno de lástima sería que San Juan quedara sin Palma, cercana como está agora fecha de su celebración…

 

No hay comentarios: