miércoles, 24 de abril de 2013

Valladares



 Deambulando por Triana, y en muy buena compañía, topamos no hace mucho con cierta calle que por desconocida para nosotros supuso toda una sorpresa. Si tomáis camino por el Altozano en pos de San Jacinto, la encontraréis a mano izquierda apenas comenzada dicha vía.

 Tuvo este antiguo callejón nombres tan curiosos como “Del Turco” o “Pastelería”, hasta que por los años de 1868 (siguiendo siempre a trianeros cronistas como Manuel Macías) tomó el nombre por Juan de Valladares, natural de Aznalcázar y que vivió entre los años de 1533-1615; personaje dedicado al oficio de ollero y cuya fama al parecer fue mucha sin que hayamos logrado averiguar por qué. 

 Sin embargo, y con todo, lo que más nos ha llamado la atención es la presencia de monumento a la imagen de la Virgen del Rocío en tan recoleto lugar (ahora que se acerca su fervorosa Romería en almonteñas tierras), costeado el dicho por grupo de fieles devotos en 1997, aunque la escultura fuera ejecutada antes, en 1973, por el catedrático Francisco Maireles, piadoso rociero y cofrade de quien se guarda gran memoria en esta ciudad y en otras como Sanlúcar de Barrameda.

 
Quede constancia de tan recóndita calleja en pleno corazón trianero, invitando a quien desee descubrirla que lo haga sin demora. 


No hay comentarios: