martes, 18 de agosto de 2015

Enigmas (III)



La hemos hallado en plena calle de la Feria, no lejos de la parroquial de Omnium Sanctorum. Cuelga de casa corriente y desconocemos su utilidad, ya que no parece estar destinada a toques de vísperas, angelus, oraciones o quinarios; por un momento pensamos pudiera ser fruto de rapiña de desaprensivos o broma de escaso gusto, pero el ver que adolece de badajo y que por tanto trátase de muda campana no hace sino confundirnos aún más.

2 comentarios:

Salvador Navarro Amaro dijo...

Acaso trátese de navideño adorno, que no retirado en su momento, haya crecido desde entonces hasta alcanzar tamaño tal que, de haber badajo, del que por lo general carecen las de su especie, bien pudiera emplearse, como meritoria al menos de momento, en alguna estilizada espadaña.

Manolo Sousa dijo...

Acierta vuesa merced, bien valdría tal campana como compañera de otra que tañe solitaria en desamortizado convento agustino. Agradecidos por el comentario, reciba todo tipo de lisonjas y parabienes.