jueves, 26 de noviembre de 2015

Asombro.-

Permítasenos en esta ocasión que aqueste pliego de noviembre, con el mes ya vencido y próximos los fríos invernales, nos limitemos a constatar la belleza de la luz por antigua Judería, y cómo la sombra parece recortarse por muros recientes y piedras antiguas. Quedamos en silencio, y sólo oíase rumor de fuente y borboteo de agua...


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Don Alonso; locuaz y circunspecto andante de la Hispalis eterna; eterno y voraz amante de las platónicas odaliscas del parnaso que habita a babor y estribor de la Torre dorada de Indias; excelso adalid de las esencias y recatado notario de los agasajos de la Corte Castellana; su infinita virtud que rodea su espontanea e intachable figura de hidalgo porte y aun mas clarividente mirad, le es absolutamente variopinta para reconocer la profundidad del oasis paradisíaco de la urbe en el rumor de la fuente y vislumbrar la adocenada espiritualidad de una vida ascética y la felicidad de la frugalidad de los placeres mundanos en el sencillo y fresco borboteo acuífero: Mas no se sosiegue tanto que por la Judería habita la inquietud socaire del quebranto. Y eso que me espeta que señale las imágenes de hierba para corresponder esta misiva sin tinta china por la instantáneas y magicas ondas del espacio. Que la dicha le acompañe.

Don Gil de las Calzas Verdes.
Hispalense en el exilio malacitano.

Manolo Sousa dijo...

Conmovidos quedamos por tales lisonjas y halagos, sin duda inmerecidos, hacia nuestra humilde persona. Agradecidos por tamaña deferencia, sobre todo para quien nos escribe desde malagueñas tierras en obligado éxodo. Que Dios nuestro Señor guarde a voacé muchos años, Don Gil.

SANDRA PUERTO BERNAL dijo...

Buen lugar para soñar y amar