viernes, 19 de febrero de 2016

Balcones (II)

Aunque quizá los caritativos lectores de estos pliegos ya no lo recuerden, hace tiempo mencionábamos que los balcones eran lugares privilegiados para contemplar el paso de procesiones, autos de fe, desfiles militares y todo tipo de cortejos. 

Estando como estamos en cuaresmales semanas, abundan de nuevo quienes ofrecen dichos miradores o balaustradas a modo de palco, pero en esta ocasión queremos advertir sobre uno en especial, sobre todo porque imaginamos que dispondrá de angosto espacio habida cuenta la presencia de extraño personaje, de raro atuendo y más extravagante atavío con quien habrá que compartir, imaginamos, el paso de las cofradías durante sus desfiles procesionales. ¿O es algún tipo de reclamo de avispado tendero para ofrecer sus mercaderías? 




No hay comentarios: